Los apuntes de Davey

Han pasado 26 años desde la muerte de Davey Allison, uno de los pilotos más queridos y talentosos de la era moderna de NASCAR. Miembro de la Alabama Gang e hijo de Bobby Allison, uno de los pilotos más ganadores en la historia de la categoría.

Embed from Getty Images

Allison dejó un legado que hasta el día de hoy sigue presente ya sea como miembro del Salón de la Fama de NASCAR, con las imágenes de sus grandes momentos en la pista, sus victorias y los órganos que donó, salvando múltiples vidas en el proceso.

1992 para el oriundo de Hueytown terminó siendo su mejor temporada dentro de su corta carrera en la serie mayor de NASCAR donde luchó por el campeonato hasta la recta final con una definición que tuvo a cinco pilotos con chances de salir campeón.

No obstante, el inicio de temporada para Allison por victorias como fue ganar la Daytona 500 que dio inicio a una racha de cinco carreras dentro del Top 5 y que terminó de forma abrupta en Bristol con un accidente que lo dejó con lesiones en el cuello, hombros, costillas y espalda.

allison_yates_mcreynolds_1992-2
De izquierda a derecha: Larry McReynolds; Jefe de equipo, Davey Allison; piloto del auto #28 para Robert Yates Racing y Robert Yates; dueño del equipo. Foto gentileza de RACER.

Pese a las lesiones, Allison volvió al triunfo a la carrera siguiente en el desaparecido óvalo de North Wilkesboro. A la semana siguiente chocó en Martinsville, empeorando las lesiones sufridas en Bristol. No obstante, ganó la siguiente carrera en Talladega.

Mes de mayo y llegamos a la primera All Star Race hecha bajo las luces en Charlotte, en una de las grandes novedades para la carrera de exhibición que juntaba a los mejores pilotos de la entonces conocida como Winston Cup.

Allison ganó la carrera tras vencer en un cerrado duelo a Kyle Petty, sin embargo terminó en el muro, cruzó la línea de meta primero, pero acabó golpeando el muro en el peor ángulo posible; por el lado del piloto y en pleno trióvalo.

El piloto del auto #28 perdió brevemente la conciencia, mientras era extraído de su maltrecho Ford Thunderbird. Fue llevado en helicóptero al hospital, mientras su equipo estaba en Victory Lane celebrando la victoria de lo que fue una histórica noche para NASCAR.

Allison se llevó 300.000 dólares en premios y una conmoción cerebral, un pulmón magullado y contusiones en una de sus piernas que lo tuvo pasando el resto de la noche hospitalizado.

Después de toda la fanfarria del All Star Race era hora de dar vuelta la página y correr la carrera más larga en el calendario como es la Coca Cola 600, la cual se disputa en el día de los caídos dentro de los Estados Unidos.

Pese a todas las lesiones ya acumuladas en su cuerpo, Allison logró terminar dentro de los cinco primeros con un cuarto lugar que lo puso de vuelta dentro de los tres primeros en el campeonato de la Winston Cup.

Días atrás Liz, la viuda de Davey encontró entre cajas de recuerdos unas notas que redactó después de la carrera, suponemos que lo durante la reunión post carrera que tuvo con su equipo y con su crew chief Larry McReynolds.

Notas de Charlotte 24/05/92 – Coca Cola 600

Chasis número #10

Sentí que necesitábamos más peso en la trompa, me gustó como el auto se sintió al tener los brazos de suspensión en los agujeros superiores que en los agujeros inferiores.

Debemos intentar endurecer los resortes traseros, al igual que los resortes delanteros más un 1/8 de pulgada en la barra estabilizadora.

El auto estaba suelto entrando a las curvas durante toda la carrera y en un momento empezó a presionar en la salida de las curvas. Le sacamos dos vueltas de wedge al auto y en un inicio respondió bien al ajuste, pero luego estaría suelto por toda la curva con neumáticos nuevos.

Después de un rato el auto empezaba de forma gradual a empujar en las curvas. Al final terminaron poniendo una ronda de wedge en la parte trasera, todos los ajustes fueron hechos en el lado derecho. Después de la carrera descubrimos que el tornillo de sujección del lado izquierdo había retrocedido en dos giros y medio.

También sacamos un tope de goma del amortiguador delantero izquierdo durante las primeras vueltas de la carrera. Eso pudo haber sido una mala idea.

El piso del auto estaba altamente caliente y quemó mi talón izquierdo incluso con una rodillera extra que tenía en mi talón.

Análisis

Davey posando junto a su equipo durante una jornada de pruebas en Indy en 1992.

Esa hoja de apuntes escrita con el puño y letra de Davey Allison deja muchos detalles para desglosar sobre lo que fue esa carrera de 600 millas para el rendimiento de su auto.

Aunque terminó en el cuarto lugar, fue una carrera complicada para Allison debido a los problemas de maniobrabilidad que tuvo su Ford Thunderbird a lo largo de las 400 vueltas.

En un inicio mencionó que el auto pudo haber tenido un poco más de peso en la trompa (lastre) para poder emparejar el balance del auto y ayudar en la maniobrabilidad al pasar por las curvas.

Allison sugiere endurecer los amortiguadores traseros con el fin de tener mejor contacto entre en neumático y la pista para poder tener un constante agarre, además de añadir un 1/8 de pulgada a la barra estabilizadora para tener un mejor movimiento vertical en las curvas y reducir el subviraje.

En NASCAR, al momento de hablar sobre el subviraje y sobreviraje se utilizan los términos loose y tight. El primero hace referencia al sobreviraje (cuando el tren trasero del auto se desliza en las curvas), mientras que el segundo hace referencia al subviraje (cuando el tren delantero tiene problemas en tomar una curva y crea una trayectoria más amplia de lo normal).

Un dato para tener muy en cuenta es que recién al año siguiente la carrera se empezó a correr en la tarde del domingo para terminar a la noche. Por lo que los pilotos aún no experimentaban los constantes cambios de temperaturas en la pista y ambiente que hacen alterar el rendimiento de los autos.

Durante la carrera de 600 millas, uno de los constantes problemas que tuvo Allison fue que su auto era propenso al sobreviraje en las curvas. Posteriormente tuvo subviraje o como dijo en sus propias palabras push a la salida de las curvas, haciendo referencia a que el auto no seguía la trayectoria ideal, poniéndole cerca del muro.

En esos casos, el piloto tiende a reducir la velocidad a la salida de las curvas para evitar el muro, pero a su vez pierde ritmo para tomar las rectas a fondo.

Como forma de solucionar ese problema, el equipo #28 del Robert Yates Racing hizo una serie de cambios al momento de las paradas en los pits, al ajustar el peso lateral del auto, girando unos resortes traseros con una llave especial que se pone en los orificios ubicados en la ventana trasera del auto.

El equipo #28 saco dos rondas de Wedge, moviendo la presión recibida por los neumáticos delanteros y traseros del lado izquierdo para ubicarlo en el lado opuesto del auto y así poder hacer que el auto fuera más dócil en las curvas.

En un inicio esto resultó, pero con el pasar de las vueltas, el auto volvió a tener sobreviraje en las curvas, el problema se acrecentó más al tener neumáticos nuevos. Con el pasar de las vueltas volvió el subviraje por lo que el equipo nuevamente reaccionó en las paradas en pits al añadir una ronda de Wedge, cambiando en parte la presión hacía el lado derecho.

Allison señaló en sus apuntes que al inicio de la carrera, el equipo retiró medio tope de goma de uno de los amortiguadores delanteros para quitarle algo de rigidez y así mejorar la maniobrabilidad del auto en las curvas por el constante subviraje. No obstante, esto no resultó y terminó concluyendo de que “eso pudo haber sido una mala decisión”.

Una vez terminada la carrera, el equipo se puso a inspeccionar el auto y descubrieron que uno de los tornillos de sujección dentro de la suspensión delantera estaba suelto y girado dos vueltas en el sentido contrario.

¿En qué consiste un tornillo de sujección dentro de un Stock Car? es una varilla enroscada que ayuda a comprimir el resorte del amortiguador, haciendo que el auto suba o baje a toda velocidad en la pista.

Así es el tornillo de sujeción que tiene los Stock Car dentro de la suspensión.

La Coca Cola 600 de 1992 fue una de las carreras más calurosas de la temporada con una temperatura ambiente de 32°c y que dentro del auto pudo haber llegado con facilidad a los 50°c. Allison mencionó en los apuntes y entrevista post carrera que uno de sus talones se quemó debido a las altas temperaturas que habían en el piso de su Ford Thunderbird.

Actualmente, los pilotos de NASCAR utilizan un protector de talón que hace contacto con la parte más caliente del auto como es la zona de los pedales y así proteger al piloto de ese tipo de quemaduras.

El “talon plateado” es la protección que tienen los pilotos para las altas temperaturas en sus pies.

Apoya a El Otro Lado De Las Carreras en Patreon por tan solo dos dólares al mes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .