Recordando a Red Bull Racing Team

Fue un proyecto ambicioso que terminó siendo un fracaso y que con el paso de los años uno siente (en mi caso) cierta nostalgia. Entraron creyendo que podrían competir en el primer nivel de NASCAR inmediatamente, pero no pudieron y terminaron saliendo por la puerta chica en 2011.

La filial de NASCAR partió en 2006, casi a la par con Red Bull Racing (2005) y con Toro Rosso en Fórmula 1.

Embed from Getty Images

Debutaron con un DNQ (Did Not Qualify/No clasificaron) en 2006 y ambos pilotos se perdieron la Daytona 500 del 2007 cuando Scott Speed y AJ Allmendinger estuvieron involucrados en incidentes durante los duelos en Daytona. El primer año fue de altos y bajos con uno que otro Top 10 y varios DNQ, pero la esperanza seguía intacta.

El Red Bull Racing Team sirvió como refugio para los renegados como fue Scott Speed, el último piloto estadounidense en competir en Fórmula 1 con Toro Rosso durante los años 2007 y 2008. 

A mediados del 2007 Speed fue “repatriado” por Toro Rosso y reemplazado por un entonces desconocido Sebastian Vettel. Fue a ARCA y casi termina ganando el campeonato de no haber sido por un incidente que tuvo con Ricky Stenhouse Jr. Su momento de gloria en NASCAR fue gracias a Red Bull cuando ganó la carrera de Trucks en la “Monster Mile” de Dover en 2009. Ya estando en Sprint Cup no pudo replicar el éxito que tuvo en Trucks y ARCA, y terminó saliendo de Red Bull en malos términos.

Embed from Getty Images

Otro ejemplo es el de AJ Allmendinger, el piloto oriundo de California era una de las promesas del Open Wheel estadounidense, compitiendo en la Champ Car y ganando cinco carreras durante su corta carrera en la serie cuando anunció a finales del 2006 que dejaba los monoplazas para probar suerte en los Stock Cars de la mano de Red Bull. Según Robin Miller, hubo mucho dinero en la mesa para que “El Dinger” diera el salto.

Embed from Getty Images

Brian Vickers pintaba para cosas grandes, protegido de Ricky Hendrick (QEPD) ganó su primera carrera en Sprint Cup con polémica. Los primeros años con Red Bull fueron inconsistentes, pero su persistencia al final fue recompensada cuando obtuvo la primera victoria del equipo en Michigan 2009, luego que Jimmie Johnson se cayó a nada del final tras quedarse sin combustible en las vueltas finales.

Embed from Getty Images

Red Bull iba en crecimiento y Vickers consiguió meter al equipo en el Chase en ese mismo año, terminando en un respetable decimosegundo lugar. 2010 iba a ser el año, pero la salud le jugó una mala pasada y quedó fuera por la mayor parte de la temporada.

Kasey Kahne llegó a reemplazar a Vickers y se quedó corriendo tiempo completo en 2011 mientras hacía la espera para llegar a Hendrick Motorsports en 2012. Él les dio la segunda y última victoria en la penúltima carrera de la temporada 2011 y que terminó la última del equipo tras haber anunciado a mitad de temporada que dejarían NASCAR tras la bandera a cuadros en Homestead. anunciado a mitad de temporada que dejarían NASCAR tras la bandera a cuadros en Homestead. 

Embed from Getty Images

El equipo cerró sus puertas en diciembre del 2011, según ellos fue “el fin de una era”.
Fueron 6 años en donde la falta de conocimiento sobre NASCAR les paso la cuenta.
En una serie como NASCAR, la experiencia lo es todo y Red Bull no la uso, trayendo a gente como Allmendinger y Speed al inicio quienes necesitaron años para poder lograr consistencia. Un claro ejemplo fue Allmendinger, quien llegó a competir para el equipo de Richard Petty y Penske. En 2014 ganó su primer y única carrera en la serie mayor en Watkins Glen.

A Red Bull les tomo cinco años ganar un GP de Fórmula 1 y seis para ser campeones, ahora son cuatro veces campeones del mundo en pilotos y constructores. Uno de los aciertos fue tener gente con experiencia desde el inicio. Como dijo David Coulthard: “Cuando tú tienes un auto que mejora y mejora, la expectativa cambia también, Este puede ser un auto ganador. Luego viene la expectativa de que este puede un auto de campeonato, y luego viene la expectativa de que este auto es para múltiple campeonatos”. En NASCAR eso no paso.

Otro de los fracasos y razones por la que dejaron NASCAR fue porque no pudieron hacerse un lugar como marca de bebidas dentro del duopolio de bebidas dominado por Pepsi y Coca Cola, este pudo ser quebrado cuando Monster Energy entró a la ecuación de las bebidas de la mano de Kyle Busch en 2012.

Embed from Getty Images

Han pasado tres años desde que dejaron NASCAR y los recuerdos son variados. Al final lo que queda es que no siempre el dinero trae éxito, si no hay un plan de juego que delimite lo paso a seguir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.