1979: La pelea que puso a NASCAR en el mapa

En la década de 1970 ocurrieron un montón de acontecimientos que cambiaron el rumbo de la historia mundial. Desde los días finales del movimiento Hippie para ser reemplazado por la música Disco, la cual también murió durante esa época con la famosa noche en la que quemaron cientos de vinilos en un estadio de Baseball que acabó en desmanes.

Richard Nixon se convirtió en el primer presidente de los Estados Unidos hasta la fecha en renunciar a su cargo tras el escándalo de Watergate. Tiempo después, David Frost entrevistó a Nixon en una serie de entrevistas en la que el ex presidente de los Estados Unidos mandó a pique sus chances de volver a la Casa Blanca.

El estrepitoso fracaso de los Estados Unidos en la pelea contra el comunismo en Vietnam, la revolución iraní, el fin del “Franquismo” y la vuelta a la democracia en España, las crisis del petróleo, el fin de los Beatles, Hendrix, Joplin y Morrison hacen más grande el mito del “club de los 27”, entre otras cosas.

Para NASCAR fue una década en la que hicieron historia y fue gracias a una pelea que ocurrió tras la bandera a cuadros de la carrera más importante de la categoría.
Durante esos años, NASCAR era un deporte regional de unos pocos que representaba a la gente del sur del país, los “blue collar” o la clase trabajadora. La sociedad no veía a los pilotos como pilotos en sí, sino como gente del sur que manejaba autos alterados y que corrían en círculos los sábados por la noche como forma de botar tensiones.

NASCAR era un deporte 100% sureño con raíces sureñas y que hasta el día de hoy sigue asentado en el sur de los Estados Unidos. En ese entonces la mayoría de los pilotos venían del sur y la mayoría de las carreras eran albergadas en el sur del país.
La cobertura en cuanto a NASCAR en ese entonces era limitada, no mucha prensa en cuanto a nivel nacional para cubrir los pormenores de las carreras. De los tres canales que tenían cobertura nacional, solo ABC pasaba algunas de sus carreras en compactos de 15 minutos en formato de “Tape Delay” los domingos a la tarde durante su cabalgata deportiva conocida como “ABC Wide World Of Sports”.

KEN, EL POETA

Embed from Getty Images

Ken Squier, comentarista y fundador de MRN (Motor Racing Network), uno de los pocos medios de comunicación que cubrían NASCAR de forma periódica y de la cual era uno de los rostros ancla. Squier era conocido por su forma casi poética para narrar lo que pasaba en la pista, tenía acceso directo a Bill France Sr y con su “bendición”, agendó una reunión con CBS para que pusieran un ojo en un creciente, pero cerrado grupo de corredores que corrían Stock Cars y la cual era sancionada por la NATIONAL ASSOCIATION OF AUTO CAR RACING. Squier no vino solo a la reunión y trajo a su lado a Darrell Waltrip. Uno de los pilotos más populares de NASCAR durante esos años, Waltrip tomó el rol de embajador de la serie durante la reunión.

Embed from Getty Images

La reunión entre Squier y CBS fue un éxito con la cadena televisiva mostrando interés en cubrir NASCAR. Sin embargo, quedaba mucho camino por delante y el punto más importante: el contrato. Con ello salieron las primeras interrogantes; ¿cuánto dinero se pagaría anualmente?, ¿por cuantos años sería el contrato?, ¿como van a producir la televisación de una carrera de tres horas en una pista de 4 km sin complicaciones?
Durante tres días se llevaron a cabo en Daytona Beach, lugar de nacimiento de NASCAR reuniones para responder dichas interrogantes. Finalmente llegó el anuncio un 18 de mayo de 1978; CBS transmitirá la Daytona 500 desde 1979 hasta 1983. En vivo y de principio a fin.

Embed from Getty Images

12 cámaras, mas el zeppelin de Goodyear que tenia las tomas aéreas hicieron posible la transmisión de la carrera junto a los kilómetros de cables alrededor del Daytona International Speedway. Benny Parsons fue el primer piloto en la historia de NASCAR en tener una “Race Cam” o cámara a bordo que en ese entonces eran casi cámaras cinematográficas que tenían un peso de 15 kilos y cuyo soporte yacía entre tornillos y cinta adhesiva.
Squier estuvo a cargo de los relatos, Dale Jarrett, papá de Dale Jarrett (campeón 1999 de la serie mayor de NASCAR) fue el reportero en los pits y el británico David Hobbs fue el comentarista.

LA CARRERA

Por primera vez en la historia de NASCAR una carrera iba a ser transmitida en vivo, de principio a fin. El poder tener la mayor cantidad de audiencia posible era fundamental para el futuro e interés de la cadena por la categoría que estaba buscando salir de esa burbuja “regional” para pasar a ser “nacional” y de forma involuntaria cuando la madre naturaleza les echó una mano con una tormenta de nieve que cubrió casi en su totalidad a la costa este del país desde Washington DC hasta Baltimore. La tormenta de nieve bloqueó calles y llevó a las autoridades a ordenar a que las personas estuvieran en sus casas por seguridad.

Mientras la costa este estaba cubierta por la nieve, en Daytona estaba lloviendo a cántaros y el inicio de la edición número 21 de las 500 millas de Daytona estaba en riesgo. Ninguna de las partes había previsto la lluvia por lo que tuvieron que esperar.
La creencia popular dice que Bill France subió al techo de la tribuna principal, levantó sus manos y dijo ““suficiente con la lluvia, suficiente. Paremos con esto, basta de lluvia” y dentro de un lapso de 20 minutos la lluvia se detuvo.

La transmisión de CBS partió a las 12:00 pm en punto, la bandera verde se agitaría una hora después a las 13:00 hora local.

Durante la reunión de pilotos Bill France les hizo saber a los 42 pilotos participantes que había mucho dinero en juego. Gran parte de ese dinero venía del contrato de TV y que solo sería pagado una vez que la carrera se iniciará, lo cual ponía bastante presión en los pilotos para correr en condiciones adversas debido a que los NASCAR no están diseñados para correr en la lluvia, partiendo por el hecho que están en un óvalo en el cual pueden llegar a los 360 km/h (pre placa restrictiva) y cuyo downforce era sustentado por un pequeño y delgado spoiler ubicado en la parte trasera de los autos.
Los rudimentarios trabajos de secado de pista estaban en marcha, la tensión era palpable en la torre de control. Los oficiales de pista necesitaban saber de primera mano si las condiciones de pista eran las adecuadas por lo que le pidieron a Darrell Waltrip hacer unas vueltas rápidas para poder tomar una decisión y así largar o demorar la carrera.

Tras 15 vueltas de neutralización, la edición 21 de las 500 millas de Daytona estaba en marcha, con el paso de las vueltas las condiciones de la pista mejoraba, por el otro lado la situación en el Infield era completamente distinta con un lugar repleto de lodo. Uno de los favoritos: Donnie Allison perdió el control de su auto que por suerte no terminó siendo impactado por Cale Yarborough y su hermano Bobby. Los tres pilotos fueron a pits por reparaciones y quedaron rezagados.

Embed from Getty Images

La carrera avanzaba y caían más contendientes como David Pearson, Harry Gant, Neil Bonnett y Buddy Baker. Con las neutralizaciones Donnie pudo recuperar el terreno perdido y finalmente tras 142 vueltas volvió a estar en la misma vuelta de los líderes y más encima como líder de la carrera.

Con menos de 30 vueltas para el final, la pelea por el liderato estaba entre el menor de los Allison y el dos veces ganador de la Daytona 500 Cale Yarborough. Una diferencia de 15 segundos separaba al segundo pelotón de autos encabezado por Richard Petty, Darrell Waltrip y AJ Foyt.

En la última vuelta, Allison y Yarborough peleaban por el triunfo. Uno buscaba al fin despegarse de la sombra de su hermano y escribir su nombre en los libros de historia, mientras que el otro quería seguir escribiendo su historia como uno de los grandes de NASCAR.

“Por alguna razón en la curva mire al espejo, yo nunca hacía eso y lo veo bajando (Yarborough). Tú tienes todo el espacio del mundo por la parte de afuera, tu no vendrás hacia mí en la salida de la curva y ahí es cuando nos topamos”. – Donnie Allison

“Él (Yarborough) me tiro por fuera de la pista y perdí control del auto. Yo nunca me lancé o traté de chocarlo.” – Cale Yarborough

El primero y el segundo chocaron a menos de un kilómetros de la bandera a cuadros por lo que el segundo pelotón encabezado por Richard Petty estaba peleando por la victoria de la carrera. Metros finales y Richard Petty ganaba la Daytona 500 tras un intento fallido por Waltrip de sobrepasarlo haciendo una maniobra “de resortera”. Fue la séptima en su récord personal tras un 1978 complicado luego de sufrir una operación que le hiciera perder tres cuartas partes de su estómago, pero la historia principal no estaba focalizada en que Richard Petty haya ganado, sino que en la curva 3 del Daytona International Speedway.

Embed from Getty Images

Donnie fue a encarar a Yarborough, en ese momento, su hermano Bobby llega a ver a su hermano y se desata la locura con Bobby atacando a Cale y este último defendiéndose con su casco terminando ambos en el suelo tratando de ser separados por los auxiliares de pista.

Donnie & Cale fight 1979 Daytona 500
Imágenes gentileza de NASCAR

La pelea puso a NASCAR en primera plana de todos los medios en Estados Unidos, pero en la torre de control las expresiones de alivio y felicidad se convirtieron en seriedad y preocupación. En lo que iba a ser la bienvenida a un público masivo, terminó siendo una carrera en la que dos de sus competidores se agarraron a puñetazos, porqué ninguno de los dos pudo ganarla.

A la mañana siguiente en las oficinas centrales de NASCAR en Daytona Beach, Bill France Jr se sentó en su oficina y vio una y otra vez la cinta con la pelea entre Cale y Donnie para determinar responsabilidades y sanciones. Al final, la sanción fue una multa de 600 dólares para Yarborough y Allison. Los hermanos Allison estuvieron bajo probatoria por el resto de la temporada. Con o sin castigo, esa carrera puso a NASCAR en la boca de todos, algunos hablan de la séptima victoria de Petty en Daytona, pero la mayoría se queda con esa pelea.

Embed from Getty Images

En la actualidad, NASCAR es un deporte de miles de millones de dólares, durante la década de 1990 tuvo su época de expansión nacional con carreras en lugares como California, Las Vegas, New York, Indianapolis e incluso México.
Las cadenas de TV mostraron interés en NASCAR, las cuales dejaron de verla como un grupo de “Rednecks” dando vueltas en círculos y que siempre giraban a la izquierda, sino que como una categoría más de la rama del automovilismo que a la vez es rentable y popular.

En 2018 la historia es distinta con caídas en los índices de audiencia televisiva y espectadores. los pilotos con mayor arrastre popular se están retirando, NASCAR ha recibido críticas por la forma en la que manejan a la categoría, en especial el CEO Brian France, quien ha sido blanco de todo tipo de críticas por parte de los fanáticos.
En cuanto a la televisación FOX y NBC pagaron un total de 8 billones por un contrato válido hasta el 2024, para muchos ahí yace el problema, no por los canales, sino que todo ese dinero no llega a todos los equipos de la serie mayor, XFINITY y Truck Series lo cual entorpece el desarrollo dentro de NASCAR, el cual empezó buscando exposición nacional y que ahora está buscando ordenar la casa por el bien de la estabilidad del deporte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.