Retro F1: Las definiciones de campeonato en Suzuka

Max Verstappen llega a Suzuka con otro Match Point para conseguir su segundo campeonato del mundo con tan solo ganar la carrera y sumar el punto por vuelta rápida, independiente de lo que haga Charles Leclerc y Sergio Pérez.

¿Qué necesita Max?

  • Ganar la carrera con el punto extra de vuelta rápida y será campeón, independiente de lo que hagan Leclerc y Pérez.
  • Si gana la carrera, pero no logra el punto extra de la vuelta rápida, necesitará que Leclerc y Pérez terminen fuera del podio.
  • Si termina segundo y suma el punto extra de la vuelta rápida, necesitará que Leclerc termine quinto o peor, mientras que con Pérez necesitará que termine cuarto o peor.
  • Si termina segundo, pero sin sumar el punto extra por vuelta rápida, necesitará que Leclerc termine quinto o peor, pero sin sumar el punto extra por vuelta rápida, mientras que Pérez cuarto o peor y tampoco sumar el punto extra por vuelta rápida.

Históricamente, Suzuka ha sido escenario de las definiciones de campeonato, en especial en la década de los 90s con grandes finales que tuvo a Ayrton Senna, Alain Prost, Nigel Mansell, Michael Schumacher, Mika Hakkinen y Eddie Irvine.

Gran Premio de Japón de 1987 – Nelson Piquet

Lo curioso de esto fue que el campeonato no se decidió en carrera, sino que en la clasificación del día viernes cuando Nigel Mansell perdió el control de su Williams en la zona de las S para terminar impactando el muro y que lo dejo con lesiones en la espalda y de vuelta a casa, dándole el tricampeonato a Piquet.

Gran Premio de Japón de 1988 – Ayrton Senna

En su primer año con McLaren, Ayrton Senna llegaba a la carrera de casa de Honda con Match Point para lograr su primer campeonato del mundo. Habiendo ganado siete carreras, mientras que su compañero de equipo Alain Prost ganó seis, el piloto brasileño necesitaba ganar o sino la definición se extendería una semana más con el final de temporada en el callejero de Adelaida.

A bordo del mítico McLaren Honda MP4/4, Senna logró la Pole Position en lo que fue otra primera fila para McLaren dentro de un 1988 dominado por el equipo de Ron Dennis que los tuvo ganando 15 de las 16 carreras de la temporada.

En la largada, Senna caló el motor, perdiendo posiciones, mientras Prost se alejaba velozmente, aprovechando la bajada hacía la primera curva, el brasileño logró poner en marcha su auto e iniciar la remontada desde el decimosexto lugar.

Terminada la primera vuelta ya era octavo, para la segunda vuelta era sexto, para la tercera vuelta era quinto, para la cuarta vuelta era cuarto. Para la décima vuelta sobrepaso a Gerhard Berger (Ferrari) y estaba en posiciones de podio, solo estando detrás de Ivan Capelli en el sorprendente March, el cual tenía una ventaja de 10 segundos y de Prost.

Haciendo una serie de vueltas rápida, Senna empezó a recortar las diferencias, pero a la vez se percató que estaba empezando a llover hasta que finalmente logró superar al italiano en la vuelta 19 quien abandonó en la vuelta siguiente debido a una falla eléctrica en su auto.

La persecución entre los McLaren siguió por varias vueltas hasta que en la vuelta 28 lo superó aprovechando la succión en plena recta principal para ponerse a la cabeza, tomando el liderato hasta la bandera a cuadros para lograr su primera victoria en Japón y el primero de tres campeonatos mundiales.

Gran Premio de Japón de 1989 – Alain Prost

357 días después la historia se repetía, esta con Alain Prost teniendo su chance de campeonar en lo que fue una temporada complicada con la relación entre ambos pilotos de McLaren implosionando tras el GP de San Marino cuando Senna rompió el acuerdo de caballeros que gatilló una de las rivalidades más recordadas de la era moderna de Fórmula 1.

Prost llegaba a Suzuka con un liderato de 16 puntos por sobre Senna, pese a ganar solo cuatro carreras ante las seis del brasileño, pero la consistencia del francés lo pusieron en lo más alto de las posiciones y necesitando ganar una carrera más para lograr su tricampeonato. Mientras que Senna debía ganar las últimas dos carreras para mantenerse con chances.

En clasificación, Senna golpeó la mesa e hizo un tiempo de 1:38.041, siendo 1.7 segundos más veloz que Prost y con el 50% de la tarea hecha para lo que iba a ser el día domingo en Suzuka.

A diferencia del año pasado, Senna no tuvo problemas en la salida, pero Prost largó mejor y se puso líder llegando a la primera curva, para la vuelta 11 tenía casi cinco segundos de ventaja por sobre Senna por más que su rival y compañero de equipo hiciera tiempos de vueltas más veloces que él.

No obstante, Prost estaba corriendo con un auto que llevaba una menor carga aerodinámica que lo ayudaba en las zonas más veloces del trazado, mientras Senna llevaba más downforce, siendo más veloces en las curvas.

Tras las primeras paradas en pits, Prost siguió a la cabeza y casi llegando al punto medio con un liderato de casi diez segundos, pero de forma progresiva Senna empezó a recortar las diferencias con mejores tiempos de vuelta. Para la vuelta 31, el brasileño estaba 1.7 segundos detrás de Prost, pero el francés respondió con una serie de vueltas rápidas para subir la valla a 2.9 segundos.

Senna contraatacó con más vueltas rápidas, haciendo la más rápida de la carrera en la vuelta 33 con un tiempo de 1:46.326. Siete vueltas después estaba a 0.4 y buscando por el sobrepaso que lo mantendría con chances en el campeonato.

Con diez vueltas para el final, la diferencia era de un segundo, la cual bajo nuevamente a menos de un segundo y con ello el momento más recordado de la rivalidad cuando en la vuelta 46, Senna fue por el sobrepaso en la chicana Casio por la línea interna, pero Prost le cerró la puerta de manera anticipada, más de lo normal que llevó a ambos colisionar y quedar detenidos en pista, mirándose el uno al otro, mientras los auxiliares de pista movían los autos.

Prost se bajó de su auto y abandonó, pero Senna seguía sentado, llamando a los auxiliares para que lo empujaran y tomara la vía de escape para volver a la carrera aún a la cabeza, pero con el alerón delantero dañado que acabó desprendiendo dos vueltas después forzándolo a entrar a pits y ceder el liderato a Alessandro Nannini de Benetton.

Senna necesito de tres vueltas para recuperar el liderato, superando al italiano, nuevamente en la chicana para ganar y mantener, en un inicio, sus chances de campeonar vivas por otra semana más con el final de temporada en Adelaida y una diferencia de siete puntos.

No obstante, la premiación en el podio empezó a demorarse más de lo normal y con ello vino la confirmación oficial de que Senna había sido descalificado por no respetar la distancia oficial de la carrera, dándole la victoria a Nannini e iniciando la polémica que llevó a McLaren a apelar el castigo, pero la Corte de Apelaciones de la FIA mantuvo el fallo y sancionó a Senna con una multa de $100.000 y una suspensión de seis meses que quedó congelada a no ser que reincidiera.

Dos semanas después del final de temporada en Adelaida, Senna dio una conferencia de prensa en la que atacó a FISA y su presidente, el francés Jean Marie Balestre, diciendo «Es claro que fue algo político y que hubo una presión económica de grupos que manipularon desde detrás de escena para hacer campeón mundial a Prost. Ya sea por patriotismo, amistad u otras razones que prefiero no mencionar».

Las palabras de Senna llegaron a oídos de Balestre quien llamó al piloto y su jefe Ron Dennis a Paris para una audiencia en el Consejo Mundial de Automovilismo de la FISA por daño a la moral hacía los miembros del ente rector del automovilismo mundial y con su licencia para 1990 siendo denegada hasta que se disculpase por sus frases.

Una dudosa disculpa por parte de Senna en un escueto comunicado de prensa le regreso su licencia para la temporada siguiente, pero fijando las bases para lo que vendría un año después y nuevamente con Suzuka como escenario.

Gran Premio de Japón de 1990 – Ayrton Senna

Por las buenas o por las malas, así se puede resumir la definición del campeonato de 1990, Ayrton Senna llegaba, otra vez a Japón con chances de salir campeón al tener una ventaja de 9 puntos y dos carreras restantes, por lo que si Prost no sumaba puntos se iría de Japón como flamante bicampeón mundial.

Senna logró su Pole Position número 51 de su carrera y con ello dando inicio a la controversia. En las últimas tres ediciones del GP japones que la posición del Poleman estaba en el lado derecho de la pista, la zona más sucia de la pista y que en las salidas te garantizaba sufrir de Wheelspin como ya le había ocurrido en las últimas dos ediciones.

En la antesala buscó convencer a los oficiales de carrera de cambiar la posición de largada, en un inicio habría un cambio, pero después de la clasificación todo seguiría igual por órdenes expresas de Jean Marie Balestre.

Senna dijo que la carrera tendría que salir a su manera y así lo hizo. Patinando en la largada cae al segundo lugar con Prost se pone a la cabeza, llegando a la primera curva el brasileño metió la trompa de su McLaren en un lugar inexistente y terminó colisionando, sacando a su rival y némesis fuera de la carrera. Tan solo nueve segundos y Ayrton Senna era bicampeón del mundo.

Gran Premio de Japón de 1991 – Ayrton Senna

Por quinto año consecutivo Suzuka es el escenario que podría definir el campeonato. Esta vez, Alain Prost no es protagonista tras un paupérrimo año con Ferrari y que terminaría con su abrupto despido tras esa carrera. Ahora es el británico Nigel Mansell quien desafía a Senna por el campeonato y tras ganar en España llegaba con chances de extender la lucha hasta Adelaida.

Mansell tenía que ganar la carrera, mientras que Senna necesitaba terminar por delante de él y el tricampeonato era suyo. La misión partió bien con McLaren haciendo el 1-2 en clasificación con Gerhard Berger largando desde la Pole Position y Senna P2, mientras que Mansell era tercero.

El austriaco lideró desde un comienzo con Senna manteniendo a Mansell detrás. Las siguientes nueve vueltas tuvieron al piloto de Williams buscando superar al brasileño, pero sin éxito.

Finalmente, en la vuelta 10 de 53, el campeonato llegó a su fin cuando Mansell perdió el control de su Williams FW14 en la primera curva para terminar varado en la grava debido a una falla en sus frenos y con ello consagrando campeón a Senna por tercera vez.

Gran Premio de Japón de 1996 – Damon Hill

Damon Hill llegaba a Japón con nueve puntos de ventaja por sobre el novato y rival directo Jacques Villeneuve y necesitando sumar un punto para conseguir el campeonato del mundo con Williams.

1996 fue la temporada más dominante de Hill tras haber quedado relegado en los años de dominio de Michael Schumacher con Benetton, pero con este último corriendo para Ferrari en su primer año que lo tuvo yendo a los tumbos, el británico tuvo una ruta más fácil, pero igual de compleja con su novato compañero de equipo, Jacques Villeneuve. El canadiense hijo de Gilles Villeneuve venía de IndyCar donde logró el campeonato y la Indy 500 para dar el salto a Fórmula 1.

Desde mitad de temporada que Hill ya estaba afuera de Williams con su contrato no siendo renovado cuando iba líder del campeonato, pero tiempo después se supo que su destino ya estaba sellado desde al menos 1995 cuando el equipo firmó al alemán Heinz Harald Frentzen.

Villeneuve logró la Pole Position, Hill fue segundo, pero aún con él teniendo la ventaja, ya que el canadiense necesitaba ganar la carrera y esperar que Damon terminase fuera de los puntos: séptimo o peor.

En la largada, Villeneuve cayó al sexto lugar, mientras Hill estaba a la cabeza, pero resistiendo los ataques de Schumacher y Berger hasta tener una ventaja de más de 10 segundos. Finalmente, la lucha llegó a su fin en la vuelta 37 cuando a la salida de los pits tras su segunda parada, Villeneuve perdió el neumático trasero derecho, el cual voló por los aires y acabo en las tribunas.

En lo que fue la última carrera de F1 transmitida por la BBC hasta 2009, Murray Walker, el histórico comentarista de F1 de la TV británica relató emocionado la última vuelta de carrera que llevó a Hill a la victoria y al campeonato mundial.

«¡Damon Hill sale de la chicana y gana el Gran Premio de Japón! Y ahora debo parar porqué tengo un nudo en la garganta». – Murray Walker

Hill fue el primer hijo de un campeón mundial en lograr el campeonato, emulando lo hecho por su padre Graham en 1962 y 1968.

Gran Premio de Japón de 1998 – Mika Hakkinen

Cuatro puntos separaban a Mika Hakkinen de Michael Schumacher para el final de temporada en Suzuka, el finlandés de McLaren necesitaba al menos terminar segundo para lograr su primer campeonato, mientras que Schumacher debía ganar y esperar que Hakkinen fuera tercero o peor porqué si salía segundo, el finlandés ganaría en el desempate por mayor cantidad de segundos lugares.

La largada tuvo que ser postergada en dos ocasiones luego que Jarno Trulli y Michael Schumacher calaran sus motores a segundos de la largada y que los forzó a largar desde el fondo de la grilla, dándole vía libre a Hakkinen para liderar con comodidad.

Schumacher largó en la posición 21 y con una tarea titánica por delante, antes de llegar a la primera curva ganó cinco lugares e iniciando la segunda vuelta era 12 y para la vuelta 14 ya estaba en zona de puntos al estar sexto luego de una reñida lucha con Jacques Villeneuve.

Después de las primeras paradas en pits, Schumacher estaba en el podio con un tercer lugar que no alcanzaba ante un Hakkinen que estaba adelante e Irvine que no podía hacer mucho.

En la vuelta 28, el argentino Esteban Tuero se pasó de frenada e impactó a Tora Takagi en la chicana Casio, poniendo fin a su carrera en F1 como también a la historia de Tyrrell en F1 tras haber sido vendido a British American Tobacco. El accidente provocado por Tuero tendría implicancias en el campeonato ya que los escombros dejados en pista causarían un pinchazo en el neumático trasero de la Ferrari del alemán llegando a la primera curva y poniendo fin a la lucha de campeonato en la vuelta 30.

Gran Premio de Japón de 1999 – Mika Hakkinen

Por segundo año consecutivo Mika Hakkinen llegaba a Japón con chances de salir campeón, nuevamente teniendo que luchar con Ferrari, pero no con Michael Schumacher, sino que, con Eddie Irvine, el norirlandés se convirtió en el piloto número #1 del equipo tras el accidente de Schumacher en Silverstone que lo dejo fuera por seis carreras.

Irvine tuvo una reñida lucha con Hakkinen desde la segunda mitad del campeonato, intercambiando victorias y el liderato del campeonato. El piloto de Ferrari ganó la penúltima carrera de la temporada en el recién inaugurado Circuito de Sepang y con ello recuperando el primer lugar del campeonato. No obstante, una irregularidad técnica lo descalificó a él y a Schumacher, dándole el campeonato a Hakkinen.

Ferrari apeló y logró que la victoria fue reinstaurada, recuperando otra vez el liderato y llegando a Suzuka como líder y con cuatro puntos de ventaja. Por lo que Hakkinen debía ganar la carrera, lo mismo que Irvine considerando que los criterios de desempate estaban en su contra.

La situación para Irvine partió mal al chocar en clasificación en busca de un mejor tiempo y que acabó con él chocando su Ferrari en la horquilla cuando quedaban 10 minutos de la sesión. Un veloz pique a los pits por el auto muleto para salvar la situación no fue suficiente y quedó quinto a 1.5 segundos del Poleman Schumacher.

Hakkinen tuvo una largada espectacular, venciendo a Schumacher antes de llegar a la primera curva con Irvine ganando una posición tras superar a Frentzen y con el cuchillo entre los dientes para ganar el campeonato, pero que nunca marcó la diferencia ante un Schumacher y Hakkinen que estaban a otro nivel.

Irvine ganó otra posición tras el despiste de David Coulthard para entrar en el podio, pero quedando corto por dos puntos del campeonato, quedando así hasta la bandera a cuadros con Mika Hakkinen logrando el bicampeonato.

Gran Premio de Japón del 2000 – Michael Schumacher

Y la tercera fue la vencida para Michael Schumacher tras lo fallidos intentos de 1997, 1998 y 1999. El inicio del Siglo XXI tuvo nuevamente a Ferrari y McLaren como protagonistas del campeonato de la mano de Hakkinen y Schumacher.

Con la victoria en Italia, Schumacher no solo empató el récord de victorias de Ayrton Senna, sino que también se puso a dos puntos de Hakkinen en el campeonato con tres carreras para el final.

El regreso de la Fórmula 1 a los Estados Unidos fue el punto bisagra que cambió el destino del campeonato a favor de Schumacher y Ferrari, los cuales aún estaban en busca del primer campeonato de piloto desde 1979.

Una falla de motor cuando Hakkinen estaba persiguiendo a Schumacher le dio vía libre al alemán para ganar con comodidad, sacándole una ventaja de ocho puntos con 20 puntos aún en disputa, teniendo Match Point para el GP de Japón y necesitando solamente de una victoria para lograr el tricampeonato.

Schumacher largó primero y Hakkinen segundo, pero en la largada el finlandés resistió los embates del alemán y se puso primero antes de llegar a la primera curva en lo que fue un duelo de dos mientras el clima en Suzuka pasaba de cielos nublados a una leve llovizna, pero sin detener el ritmo de ambos con una diferencia de tan solo 2.5 segundos.

Al final de la vuelta 22 Hakkinen entró a pits, Schumacher una vuelta después y con el finlandés aun manteniendo el liderato, pero sin extender una gran ventaja por lo que la batalla seguía en pie.

Con 25 vueltas para el final, empezó a caer una llovizna en Suzuka que hizo que la pista estuviera mojada y resbalosa, ayudando a Schumacher a achicar las diferencias antes de entrar por última vez a pits.

Hakkinen entró en la vuelta 37 con una parada de 7.4 segundos y una Outlap de 2:05.019, mientras que Schumacher entró tres vueltas después, una parada de seis segundos y saliendo por delante de Hakkinen para seguir a la cabeza y con una vuelta de salida cinco segundos más rápida de 2:00.489.

«Ross Brawn me decía por la radio, ‘Va bien, va bien, va bien’, mientras veía a Hakkinen». Estaba esperando por él para decirme ‘Esto va mal’, pero tan pronto salí a pista me dijo, ‘¡Esto va muy bien!» y sabía que tenía el liderato. Fue el momento más asombroso de mi carrera como piloto». – Michael Schumacher

Los últimos 20 minutos de carrera fueron tensos momentos con Hakkinen persiguiendo a Schumacher y recortando las distancias, pero quedando corto en 1.8 segundos en lo que fue una victoria que hizo valer la pena todo el sufrimiento vivido por Schumacher en esos primeros cuatro años como piloto de Ferrari y que daría inicio a la supremacía de la Scuderia por los siguientes cuatro años en Fórmula 1.

Gran Premio de Japón de 2003 – Michael Schumacher

Schumacher llegaba a Suzuka con un liderato de nueve puntos y la chance de superar al argentino Juan Manuel Fangio en campeonato del mundo, pero la tarea no iba a ser fácil en lo que fue un 2003 muy trabajado para Ferrari.

Siete semanas antes Schumacher terminó octavo a una vuelta del ganador en Hungría y ahora estaba largando decimocuarto debido a la lluvia que cayó al momento de salir a pista y que lo puso cuesta arriba, mientras que su rival directo Kimi Raikkonen largaba séptimo. Ambos tuvieron una largada limpia, ganando posiciones y con diferentes objetivos para lograr el mismo propósito.

Schuamcher necesitaba un solo punto para lograr el campeonato, pero no fue una tarea fácil, pasando dos grandes sustos en la chicana Casio. Primero intentó superar a Takuma Sato por el noveno lugar, pero terminó dañado su alerón delantero. Afortunadamente la entrada a pits estaba ahí mismo por lo que el daño colateral fue menor, pero teniendo que remontar desde el último lugar.

Raikkonen nunca estuvo cerca del liderato con Rubens Barrichello liderando y ayudando a la causa de Ferrari por el campeonato. Aunque en la vuelta 41 casi la fortuna se pudo del lado de Kimi y nuevamente en la chicana Casio.

Luchando por el octavo lugar y ese punto que le daría el campeonato con su hermano Ralf y Cristiano da Matta. Michael trató de superar al brasileño de Toyota, pero este le cerró la puerta y tuvo que frenar bruscamente, tomando la via de escape, mientras que Ralf perdió el control e impactó a su hermano, dañando su alerón delantero, mientras que Michael estaba octavo y sin daños.

Barrichello ganó, Raikkonen fue segundo, Coulthard tercero y Schumacher octavo para lograr su sexto campeonato mundial por tan solo dos puntos de diferencia. Para la posteridad quedó la celebración dentro del Paddock con Schuamcher y cia dando vuelta un refrigerador.

Gran Premio de Japón de 2011 – Sebastian Vettel

Sebastian Vettel llegaba a Japón necesitando un solo punto para lograr el bicampeonato al tener una ventaja de 124 puntos por sobre Jenson Button. Largando desde la Pole Position, el piloto de Red Bull lideró la primera mitad de la carrera tras haber aguantado el embate de Vettel en la largada que casi lo saca fuera de pista.

Button tomó el liderato en la vuelta 19 tras las paradas en pits y no miro atrás hasta la bandera a cuadros, mientras que Vettel con el tercer lugar le basto para asegurar el bicampeonato del mundo en lo que fue el punto medio del dominio del alemán con Red Bull hasta 2013.

Un comentario sobre “Retro F1: Las definiciones de campeonato en Suzuka

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.