Retro F1: Un millón por carrera – Ayrton Senna y su contrato con McLaren para 1993

La pretemporada de la Fórmula 1 para 2021 ha estado marcada con los cambios en el calendario debido a la pandemia mundial del COVID-19 que ha llevado a retrasar el inicio de temporada y con Australia pasando de marzo a noviembre. Mientras que la otra historia importante es la renovación de contrato de Lewis Hamilton, el siete veces campeón sigue en negociaciones con el equipo Mercedes para correr en 2021.

Hasta la fecha han habido muchos rumores sobre la mesa directiva rehusándose a sus ofertas económicas del británico, o que INEOS, el nuevo dueño de un tercio del equipo quiere reemplazarlo con George Russell tras su actuación del GP de Sakhir cuando lo reemplazó al heptacampeón luego de que diera positivo por COVID-19 en los días previo a la segunda carrera en Bahréin.

Sin embargo, 27 años hubo una trama similar que involucró al piloto más connotado de la grilla que puso en jaque su presencia para lo que iba a ser la temporada 1993 de Fórmula 1.

1993 para Fórmula 1 fue un año marcado por ser el último con las ayudas electrónicas, los gadgets que el área de ingeniería de Williams dominaba con suma comodidad y con Paddy Lowe a cargo del codding. Elementos como Control de tracción, caja semiautomática, frenos ABS y la joya de la corona; la suspensión activa eran recurrentes no solo en sus autos, sino que en gran parte de la grilla.

En la temporada anterior, Nigel Mansell logró el tan esquivo objetivo de ser campeón mundial, pero el piloto británico era el gran ausente de la grilla para lo que iba a ser su defensa al campeonato, llevando sus talentos y el #1 (ahora transformado en #5) a IndyCar como flamante piloto del Newman Haas Racing.

La situación de Mansell fue complicada porque paso de lograr el campeonato en Hungría para que al día siguiente Williams no le renovase el contrato en desmedro de Alain Prost, el cual estaba concretando su regreso a la categoría después del año sabático que se tomó (a la fuerza) desde noviembre de 1991 tras haber sido despedido por Ferrari en la previa del GP de Australia.

Embed from Getty Images

El exitoso lobby hecho por Elf y Renault dentro de Williams ayudó a posicionar al “profesor” como piloto de Williams para su regreso. En tanto que el detrás de escenas, Frank Williams trató hasta el último instante retener a Mansell, pero el flamante campeón no estaba dispuesto a repetir lo vivido en 1990 con Ferrari, cuando tuvo como compañero de equipo al francés dentro de un periodo tumultuoso lleno de polémicas dentro de la interna de la Scuderia.

Mientras que al otro extremo, la situación en McLaren tampoco era de las mejores ya que Honda anunció su salida de la Fórmula 1 como consecuencia de la crisis económica asiática de 1992, dejando a McLaren sin motores para la siguiente temporada y a Ron Dennis haciendo una búsqueda desesperada en tiempo récord.

Los japoneses habían sido protagonistas de la Fórmula 1 durante la década de los 80s, siendo pieza clave del gran rendimiento conseguido por Lotus, Williams y McLaren, siendo con estos últimos donde cimentaron un dominio total entre los años 1988 a 1991 con Senna y Prost repartiéndose campeonatos.

Honda y Senna tenían una relación especial que databa desde los días que el oriundo de Sao Paulo era piloto de Lotus, siendo regalón de Soichiro Honda, fundador de la marca. Sin embargo, para inicio de la década de los 90s después de ganar el último campeonato con Senna (1991). Los japoneses le avisaron a Senna de que el final de ellos en Fórmula 1 se venía, dándole vía libre para buscar otras opciones, mientras que Dennis se enteró tres meses después de la salida de Honda.

Senna y Soichiro Honda.

Con el aviso de antemano, Senna empezó a jugar con sus cartas para ver donde podría correr en 1993, siendo Williams la prioridad número 1. Nueve años antes en Silverstone, ese mismo equipo le dio su primera chance de probar un Fórmula 1 por lo que un “regreso a casa” era posible y el brasileño no estaba poniendo trabas, llegando a ofrecer sus servicios de forma gratuita al equipo. Este era su segundo intento de firmar por el equipo, ya en 1992 estuvo cerca de firmar tras haber ganado su tercer campeonato como reveló su manager Julian Jakobi en Beyond The Grid, pero la lealtad a Honda peso más y terminó renovando con McLaren.

Prost estaba casi listo para su regreso con Williams por lo que estipuló como condición vetar a Senna para que fuera compañero su equipo y así evitar lo ocurrido en 1989. El veto llegó a oídos del brasileño que reaccionó en la conferencia de prensa post GP de Portugal en donde llamó a su gran némesis “cobarde”.

“Es imposible aceptar de que alguien venga a un equipo con un contrato firmado en febrero, y nos veté a mi y a él (señalando a Nigel Mansell), posteriormente cambiaron eso, pero me mantuvieron vetado. Si Prost quiere que ser conocido como un tricampeón y regresar de una manera deportiva para ganar otro campeonato debería comportarse de manera deportiva porque la forma en la que lo esta haciendo es la de un cobarde”. – Ayrton Senna

Con su llegada a Williams caída para 1993, Senna tenia dos opciones; tomarse un año sabático como Prost o renovar con McLaren, pero esta vez con él poniendo las condiciones de su continuidad y con el motor tomando un rol fundamental.

Dennis estaba negociando con Ford, los cuales le proveían de motores a Benetton desde finales de los 80s con buenos resultados. No obstante, no habían garantías de que el equipo iba a recibir la misma versión de los motores utilizados por el equipo italiano los cuales eran el equipo A de la marca azul.

Embed from Getty Images

La diferencia entre motores yacía en que McLaren iba a correr durante los inicios de la temporada 93′ con la versión HB V8, mientras que Benetton usaría la última versión conocida como Series VIII con válvulas neumáticas.

“A inicios de año estaba tratando de convencerlo para que viniera desde Brasil, diciéndole, ‘ no te preocupes sobre el dinero, ven y prueba el auto’. Pero él (Ayrton) me decía ‘tú no puedes ganar con un Ford, no creo que quiera manejar’ y nuestras conversaciones era un ida y vueltas”. – Ron Dennis

En noviembre del 92′, Senna viajo a Phoenix a probar un IndyCar del equipo Penske, gracias a las gestiones de su amigo Emerson Fittipaldi que aprovechó una jornada de pruebas con el nuevo chasis del equipo para llevar a su compatriota a conocer de primera fuente los monoplazas de IndyCar. Las imágenes de Senna manejando el PC-23 dieron la vuelta al mundo e hicieron muchos pensar de que el brasileño iba a seguir los pasos de Mansell para correr en los Estados Unidos. No obstante, todos los presentes en esa prueba desde Fittipaldi, su jefe Roger Penske y los mecánicos sabían que era una maniobra de presión hacía Dennis para que consiguiera un motor competitivo.

Foto gentileza de Motorsport Images.

Ya en pretemporada, Dennis logró convencer a Senna de que viniera a Silverstone y probara el MP4/8 con motor Ford con resultados positivos tras haber dado una sola vuelta como recordó el ex director de McLaren en un artículo publicado en 2014 por la página oficial del equipo. “Lo entiendo, este motor es asombro, levantas el acelerador y sigue andando. ¡podemos ganar!” le dijo Senna en el motorhome y con ello firmando el contrato con Ford para diciembre del 92′.

Todo iba viento en popa, pero faltaba solucionar el punto más importante como era negociar el nuevo contrato y el salario. Dennis ofrecía un salario anual de cinco millones de dólares, Senna aceptó…a correr solo las primeras cinco carreras de la temporada.

Llegando a febrero del 93′, las negociaciones entre Senna y el equipo estaban estancadas, llevando a McLaren a anunciar a Mika Hakkinen y Michael Andretti como sus pilotos para la temporada. La “nueva” alineación de pilotos tenía a un Hakkinen que pasaba de piloto de pruebas a piloto de tiempo completo, mientras que Andretti debutaba en Fórmula 1 tras un exitoso paso por IndyCar donde logró el campeonato de 1991.

Mika Hakkinen y Michael Andretti presentando el MP4/8. Foto gentileza de Reddit.

Pasaban las semanas y las negociaciones entre Senna y Dennis continuaban, pero sin llegar a un consenso antes del inicio de temporada en Sudáfrica, lo cual se concretó, pero con drama hasta el último momento al no confirmarse la asistencia del brasileño hasta a solo pocas horas del inicio de las prácticas en Kyalami.

El acuerdo inicial fue de solo cinco carreras (Sudáfrica, Brasil, Europa, San Marino y España), Senna ganó dos y de forma sensacional en Brasil y Donington Park, pero en San Marino hubieron problemas que pusieron en duda la presencia de Senna para la carrera en Imola, recién llegando durante las primeras horas del día viernes al Dino y Enzo Ferrari.

Embed from Getty Images

“El motivo por el que llegué tarde fue simplemente por el motor. Aunque Ford tenga un contrato con Benetton y la gente deba respetar los compromisos que tienen, nosotros sacamos tres buenos resultados en las tres primeras carreras de la temporada que Ford nunca imaginó. Se los demostramos, no con palabras sino que con acciones. Benetton sacó seis puntos con dos autos y yo 26 puntos. Eso es incuestionable”. – Ayrton Senna

Senna se refería a que Benetton estaba evitando de que McLaren recibiera las actualizaciones más recientes del motor Ford, McLaren aun seguía corriendo con la versión HB V8 (recién para el GP de Gran Bretaña ambos iban a tener la misma versión del Series VIII). “No necesito esta mierda. ¿Por qué tendría que ir a Imola y soportar esta situación?” se preguntó Senna quien en un inicio decidió no volar a San Marino, pero en el último minuto recapacitó como forma de echarle cara a los italianos por la jugarreta.

Llegando a España era momento de renegociar el acuerdo con McLaren. ¿iban a seguir con otras cinco carreras o iban a firmar algo más concreto y a largo plazo?. Las dos victorias a inicios de temporada aumentaron la plusvalía de Senna y con ello a empujarlo a tener mejores condiciones contractuales.

Finalmente, Senna y McLaren llegaron a un acuerdo que iba de carrera a carrera con un salario fijo de un millón de dólares, el cual era pagado días previo al inicio del fin de semana de Gran Premio por el resto de la temporada hasta su última carrera por el equipo en Adelaida donde ganó su última carrera, la #41 para poner punto final a un año lleno de dudas, desafíos, carreras memorables de cinco victorias que pusieron fin a una era.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .