Retro F1: Tres carreras en los Estados Unidos

Con Las Vegas volviendo al calendario de la Fórmula 1 después de 40 años de la mano del gran auge que está teniendo la categoría en los Estados Unidos y que ha dado para tener tres carreras en la temporada 2023 en Miami, Austin y la más reciente adición en el estado de Nevada.

Los dueños de la categoría son de los Estados Unidos, aunque las oficinas centrales se encuentran en Inglaterra en las ciudades de Londres y Biggin Hill, y un italiano; Stefano Domenicalli es el Director Ejecutivo de la categoría, el dueño de todo es el multimillonario estadounidense John Malone.

Mirando la historia de la Fórmula 1, la categoría ha corrido en los cinco continentes, siendo los Estados Unidos una de las sedes más recurrentes con carreras siendo albergada en 11 circuitos a lo largo de su historia que van desde los historicos como Watkins Glen, Sebring, Long Beach, Indianápolis y Riverside.
Como también circuitos de corta presencia como Phoenix, Dallas y Caesar Palace. En el presente, Austin ha sido el hogar de la Fórmula 1 en los EEUU desde 2012.

Bernie Ecclestone siempre estuvo en busca de mercados emergentes para la Fórmula 1 con Asia y Medio Oriente siendo sus lugares predilectos, pero los Estados Unidos siempre fue su santo grial y gran desafío a conquistar en un país en donde NASCAR e IndyCar se llevan las primeras plas, Fórmula 1 solía estar en el fondo de las posición en cuanto a popularidad.

Ecclestone siempre trató de conquistar los Estados Unidos, pero nunca se dio del todo, a pesar de haber corrido en grandes ciudades como Las Vegas, Detroit, Dallas, California o Phoenix. Esta última es recordada por su paso sin pena ni gloria y que fue superado ampliamente por una exhibición de avestruces.

Indianápolis, una de las mecas del automovilismo en los Estados Unidos pudo haber sido el gran hogar de la Fórmula 1 en los Estados Unidos, aunque se corrieron siete ediciones del gran premio en un circuito dentro del Indianapolis Motor Speedway, el dominio de Ferrari y el fiasco de la carrera del 2005 fueron clavos en el ataúd que llevaron a su veloz declive.

Hoy la situación es completamente distinta con Fórmula 1 batiendo récords de audiencia en TV de la mano de ESPN, el GP en Austin llevando a casi medio millón de espectadores a lo largo del fin de semana, un equipo estadounidense participando den el campeonato como es el Haas F1 Team y con Michael Andretti esperando poder entrar a futuro. El fenómeno de Drive To Survive que hecho de que Fórmula 1 entre en la cultura Pop. Aunque NASCAR sigue siendo la categoría principal dentro de los Estados Unidos, su ventaja se ha ido achicando de forma exponencial desde la década pasada.

No obstante, antes que todo esto pasara, Ecclestone logró algo que Liberty Media tendrá a partir de 2023 y 40 años antes al tener tres carreras dentro de los Estados Unidos, en tres ciudades diferentes y que a la vez eran grandes mercados. En lo que fue periodo en donde el empresario británico y ex dueño de equipo Brabham estaba forjando su poder para ser amo y señor comercial de la Fórmula 1 con la FOCA, una de sus grandes victorias tras el conflicto con la FISA por el control de la categoría.

En un principio iban a ser cuatro carreras dentro de los Estados Unidos con Watkins Glen siendo escenario del final de temporada, pero los problemas económicos que tenía el circuito neoyorkino hicieron que la carrera de 1980 fue la última vez en la que Fórmula 1 visitó Nueva York.

Long Beach

En la actualidad es una de las carreras más icónicas dentro de IndyCar, pero en un inicio fue parte parte del calendario de la Fórmula 1 por ocho años gracias a Chris Pook, quien antes de ser una de las personas detrás de CART en sus últimos días trabajaba como agente de viajes y a la vez era un ávido fanático por el automovilismo.

El primer GP de Long Beach fue en 1976 y fue valida para el campeonato de Fórmula 5000, Brian Redman fue el ganador y 50.000 espectadores asistieron a esa carrera por las calles del sur californiano. Seis meses después fue el turno de Fórmula 1, Clay Regazzoni ganó la edición inaugural del GP de Fórmula 1, la cual tuvo un moderado éxito y que dejo a la organización en números rojos.

La segunda edición tuvo a Pook al borde la quiebra, pero la presencia del ganador de la Indy 500 de 1969 y múltiple campeón de IndyCar Mario Andretti terminó siendo un gran salvavidas. El italoamericano hizo historia al convertirse en el primer estadounidense en ganar un GP de Fórmula 1 en los Estados Unidos y poniendo a Long Beach en el mapa a nivel mundial.

El argentino Carlos Reutemann ganó la tercera edición con Ferrari de forma dominante, en 1979 fue el turno de otro piloto de la Scuderia con el canadiense Gilles Villeneuve llevándose la victoria. Nelson Piquet logró su primera victoria en Fórmula 1 al ganar la edición de 1980.

Alain Jones ganó la edición del 1981 con Williams de la mano del pacto de «siete segundos» entre él y su compañero de equipo «Lole» Reutemann.

Niki Lauda ganó la edición de 1982 en lo que fue su primera victoria en Fórmula 1 desde 1978. El piloto austriaco estaba en su tercera carrera desde su regreso a la categoría tras haberse retirado finalizada la temporada 1979.

La última edición del GP de Long Beach fue en 1983 con John Watson ganando la carrera con una remontada épica tras haber largado desde la posición 22. El norirlandés de McLaren sobrevivió una demandante carrera desde lo físico y mecánico para lograr su quinta y última victoria en Fórmula 1.

Los altos costos puestos por Ecclestone a pagar anualmente por albergar la carrera hicieron que Pook firmarse con CART a partir de 1984. Una última oferta por parte del líder de la FOCA, reduciendo el precio a pagar de 2.1 millones a 1.5 millones no fue suficiente para que cambiase de opinión.

Detroit

The Motor City albergó a la Fórmula 1 por siete años en un circuito callejero que estaba en plena metrópolis y con el propósito de emular el éxito de Long Beach. El trazado localizado en el Renaissance Center de cuatro kilómetros se caracterizaba por su combinación de curvas lentas, rectas que pasaban al lado de una iglesia y un lago que lo convirtieron en una pista más con un promedio de velocidad más lento que Mónaco.

La edición inaugural de 1982 partió con problemas de seguridad luego que los pilotos exigieran mejores trabajos en las zonas de escapes de las curvas ciegas. Aún así, los accidentes estuvieron a la orden del día y con ello crecía la frustración sobre la calidad del trazado.

John Watson ganó la carrera, al igual que lo hecho en Long Beach, lo hizo largando desde el fondo, aprovechando la caída de sus rivales en lo que fue una carrera demandante. Aunque todas las miradas se la terminó llevando el local Eddie Cheever quien terminó segundo a bordo de un Liger Matra.

La edición de 1983 fue testigo de la victoria del italiano Michelle Alboreto en lo que fue además la última victoria del equipo Tyrrell y del histórico motor Ford Cosworth DFV, el cual fue en su momento el más ganador en la historia de Fórmula 1 con 155 victorias.

La edición de 1984 fue ganada por Nelson Piquet, pero para Tyrrell fue una carrera para el olvido, originalmente uno de sus pilotos Martin Brundle había terminado segundo, pero durante la inspección post carrera se descubrió que su auto estaba por debajo del peso legal y que burlaba los controles de la FISA con un sofisticado sistema de lastres a base de agua y bolas de plomo. Esto le terminó costando la descalificación al equipo por el resto de la temporada.

Keke Rosberg ganó edición de 1985 con Williams. A partir de 1986 y hasta 1988 fueron victorias de Ayrton Senna, la última edición se le recuerda por la dominante victoria del piloto brasileño de McLaren en una deteriorada pista.

La carrera fue descontinuada debido a problemas entre la organización y la FISA, el ente rector del automovilismo mundial la cual exigía una serie de cambios en la infraestructura de los pits, pero la ciudad de Detroit no estaba dispuesta a pagar por los trabajos. Finalmente se acordó mudar la carrera a otro circuito callejero dentro del parque de Belle Isle para 1989, pero las negociaciones se cayeron y la fecha del GP estadounidense recayó en Phoenix.

CART tomó el lugar dejado por Fórmula 1 y corrió en el Renaissance Center a partir de 1989 y hasta 1992 cuando se mudaron a Belle Isle. Hoy el GP de Detroit es parte del calendario de IndyCar y es administrada por Roger Penske.

Las Vegas

Uno de los lugares más icónicos de Las Vegas fue escenario del final de temporada de Fórmula 1 en 1981, los dueños del Caesar Palace vieron la oportunidad de tener un evento de clase mundial para generar más ingresos y con la caída de Watikins Glen, la oportunidad era imperdible.

El circuito se construyo dentro del estacionamiento del hotel/casino, el trazado en si es recordado por ir en contra de las agujas del reloj, sin cambios de elevación, sus constantes curvas lentas que hicieron que el promedio de velocidad no superase los 150 km/h. La pista de 3.6 km se volvió un desafío físico para los pilotos.

La construcción de la pista tenía un calle de pits estrecha, escapatorias de arena, muros de concreto y barreras de neumáticos rodeando el perímetro, en lo que fue un trazado que para muchos cumplía con las normas mínimas de seguridad impuestas por la FISA.

La edición inaugural de 1981 se le recuerda por ser escenario de la definición de campeonato entre Carlos Reutemann y Nelson Piquet. El piloto argentino del equipo Williams llegaba a Las Vegas con una ventaja de un solo punto, pero sin el apoyo del equipo tras haberse sublevado a inicios de temporada y seguir el acuerdo de los «siete segundos» con Alain Jones.

Bajo un sol sofocante, el piloto de Brabham logró su segundo campeonato del mundo ante un Reutemann que se cayó desde la primera vuelta, hasta el día de hoy se habla de un sabotaje interno por parte del equipo.

La carrera fue tan exigente que Piquet corrió las vueltas finales con su cuello inclinado hacía la izquierda en el posa cabeza que le puso el equipo a su auto. Una vez que tomó la bandera a cuadros y llegó a Parc Ferme lo primero que hizo fue vomitar, necesitando de 15 minutos para recién poder salir de su auto y celebrar su campeonato.

La edición de 1982 también definió el campeonato con Keke Rosberg llevándose en titulo tras vencer a John Watson en una lucha llena de drama y controversia al terminar quinto para ser el primer finlandés campeón del mundo de Fórmula 1. Michelle Alboreto ganó la carrera, dándole a Tyrrell su primera victoria de 1978.

A pesar de haber sido escenario de dos definiciones de campeonato, El GP era una perdida de dinero para los organizadores y solo se realizaron dos ediciones. En 1983 y 1983, CART tomó la carrera, transformando el trazado en un óvalo 1.125 millas.

Mario Andretti y Tom Sneva ganaron antes de que la pista desapareciera por completo para ser reemplazada por edificios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.