Retro: Esteban Tuero en la Fórmula 1

Hace 21 años, Esteban Tuero hizo su debut en la Fórmula 1 con el equipo Minardi, convirtiéndose en el segundo piloto argentino en competir en la categoría durante la década de 1990 tras Norberto Fontana en 1997 con Sauber. Y en ese entonces en el tercer piloto más joven en competir en la categoría con tan solo 19 años y 320 días.

En una época en donde la formación de un piloto era completamente diferente a lo que es en la actualidad con las academias de pilotos y los simuladores de conducción que dejaron de ser productos exclusivos para los más profesionales. En los 90s había que salir a fuera o competir en categorías de formación de autos fórmulas para poder empezar a forjar un camino hacía “las grandes ligas”.

1998 para Esteban Tuero se puede resumir en tres momentos: Su pit stop en Argentina que duró más casi un minuto, que haya sido uno de los pocos pilotos que sobrevivió al accidente múltiple de la largada en Spa Francorchamps y su accidente con Tora Takagi en Japón que provocó la pinchadura que hizo abandonar a Michael Schumacher cuando estaba luchando por el campeonato ante Mika Hakkinen.

Los inicios

Oriundo de Buenos Aires, creció a sólo kilómetros del Autódromo Oscar Alfredo Gálvez, hogar del Gran Premio de la Argentina. Hijo de Eduardo Laureano Tuero, un piloto de categorías menores en el automovilismo argentino y pieza clave en la carrera de su hijo.

La carrera de Tuero partió en su natal Argentina a los siete años, primero en el Karting para luego dar el salto a los monoplazas en 1993, compitiendo en la versión local de la Fórmula Renault con el equipo de Tulio Crespi. Al año siguiente ganó el campeonato de la Fórmula Honda con el equipo de Guillermo Kissling, todo esto con tan solo 15 años.

A los 16 años se fue a Europa a probar suerte y seguir creciendo en su su carrera como piloto, el sueño de la Fórmula 1 empezaba a tomar forma. En 1995 ganó el Campeonato Nacional de la Fórmula 2000 Italiana con el equipo RC Motorsport de forma dominante. Al año siguiente corrió en la Fórmula 3 Italiana, una de las categorías más populares para la formación de pilotos en el continente europeo de esa década.

El nombre de Esteban Tuero ya estaba empezando a sonar dentro de los equipos de Fórmula 1, en especial en dos con base en Italia: Benetton y Minardi. Mientras su nombre estaba en carpeta, el oriundo de Buenos Aires corría en la categoría italiana con moderado éxito; terminó cuarto en el debut, en su segunda carrera ganó, pero terminó descalificado porque su auto tenía combustible ilegal.

“Salgo campeón anticipado de la Fórmula 2000 Italiana y me invita al mismo equipo a correr las últimas tres carreras de la Fórmula 3 (italiana) con el equipo RC (…) y en la segunda carrera, que fue en Imola, yo hago la Pole (…) Cuando terminó la clasificación, me voy Motorhome y estaba sentado, y viene Minardi, se presenta, me da su tarjeta personal y me dice si quiero conocer en la semana al equipo.” – Esteban Tuero hablando de la primera vez que conoció a Giancarlo Minardi. Largaron TV (10/09/2015)

Después de esa reunión Tuero firmó un contrato de cinco años con el equipo italiano para ser parte del programa de desarrollo de Minardi. El camino hacía la Fórmula 1 estaba empezando a tomar forma, tenía un rumbo e iba a ser de la mano de Giancarlo Minardi.

Su primer acercamiento al mundo de la Fórmula 1 vino en Mónaco para la carrera de exhibición de la Fórmula 3 previo a la gran carrera. El argentino largó en primera final al lado de Jarno Trulli. En carrera el argentino y el italiano lucharon por el liderato de la carrera hasta que en la vuelta 17, Tuero lo chocó en la horquilla de Loews, relegándolo a las posiciones de fondo. Mientras que Tuero tomó el liderato de la carrera, pero una falla en la batería lo dejó con las manos vacías.

5533849053_d9637f0e48
Foto gentileza de Flickriver.

En medio de la temporada 96′ de Fórmula 3 Italiana, Tuero hace el salto a la Fórmula 3000 Internacional con el equipo Draco para correr en seis carreras, terminando cuatro de ellas y sin sumar puntos. No obstante su carrera iba en alza gracias al apoyo económico que tenía de las empresas argentinas y del canal de televisión TELEFE, que durante esos años transmitía la Fórmula 1 para el país.

A pesar del apoyo económico, Tuero no encontró lugar en la F3000, por lo que fue mandado a correr a Japón en la Fórmula Nippon (actualmente Super Fórmula) con Team Le Mans, uno de los equipos más competitivos de la categoría nipona y que en 1996 había ganado el campeonato con Ralf Schumacher.

La aventura japonesa de Tuero duró solo seis carreras, siendo su mejor resultado un sexto lugar en Fuji Speedway. El correr la temporada completo parece que nunca estuvo en los planes del séquito que estaba detrás de la carrera de piloto de Tuero, lo más importante eran los kilometrajes obtenidos para poder ser elegible a la superlicencia.

Durante ese mismo año manejó por primera vez un Fórmula 1, fue en una jornada de pruebas en Misano que contó con la presencia del campeón 1996 de la Fórmula 3 Italiana Andrea Bolderini y el novato del año Joao Barbosa.

Prueba de pilotos jóvenes de Minardi – Octubre de 1996

  1. Esteban Tuero 1:17.060
  2. Andrea Bolderini 1:17.830
  3. Joao Barbosa 1:18.220

Sin ser participe de alguna competición, Tuero pasó gran parte de 1997 haciendo pruebas con Minardi en Italia para sumar más kilometraje y poder ser elegible a la superlicencia.

estaban-tuero
Foto gentileza de Revista A Todo Motor.

Habiendo completado los 300 km obligatorios para ser elegible a la obtención de la superlicencia, todo parecía indicar que iba a ser un mero trámite. No obstante, Tuero encontró dos grandes obstáculos; su palmarés como piloto y Jean Todt, el entonces director de equipo de la Scuderia Ferrari.

El pobre historial de Tuero, quien desde 1995 no competía en alguna competición de monoplazas a tiempo completo, junto a su joven edad fueron la gran negativa de la FIA para otorgarle la superlicencia. Por el otro lado, Jean Todt hizo presiones al ente rector del automovilismo mundial debido a que Minardi fichó a Gustav Brunner en febrero del 98′, en lo que fue una maniobra política para evitar la entrega del documento que pondría al argentino en Fórmula 1.

Finalmente, tras las tratativas por parte de Minardi, el Automóvil Club Argentino y del Gran Premio de la República Argentina S.A (La empresa a cargo de la carrera en Buenos Aires) Tuero recibió el ok de la FIA y la tan anhelada superlicencia. Argentina tenía a un piloto de vuelta en la categoría y corriendo a tiempo completo desde Carlos Reutemann en 1982.

Minardi tenía lista a su alineación para la temporada 98′, con Shinji Nakano completando el binomio, el japonés venía de correr con el equipo Prost gracias a sus lazos con Honda, en lo que era una estrategia clásica de los nipones de poner a uno de los suyos en los autos a cambio de motores.

minardi_m198_launch__1998__by_f1_history_d6an5ct-fullview
Lanzamiento del equipo Minardi para 1998 con sus pilotos Esteban Tuero, Shinji Nakano y Laurent Redont como piloto de pruebas/reserva. Foto gentileza de DeviantArt.

Esteban Tuero llegó a Australia como el piloto más joven de la grilla, 1998 era el año para Fórmula 1 en donde Jacques Villeneuve defendía su campeonato obtenido la temporada anterior con Williams, y Michael Schumacher seguía buscando su primer campeonato con Ferrari y el tercero de su historial.

Tuero hizo su debut clasificándose en la posición 17, en lo que fue su mejor resultado de la temporada en cuanto a clasificación. Ya en carrera fue dos veces penalizado, la primera por saltarse la largada y la segunda por exceso de velocidad en los pits al momento de cumplir con su castigo inicial. La carrera para el oriundo de Buenos Aires terminó en la vuelta 22 debido a una falla de motor, aún así fue un buen debut para “Tuerito”.

1998 Australian GP - Tuero's jump start
Imágenes gentileza de Formula One Management.

Los problemas mecánicos fueron algo común en su temporada de novato para el piloto argentino. Problemas en la caja de cambios pusieron fin a su carrera en Brasil, la primera de dos en América del Sur con Argentina, siendo la siguiente.

Para su carrera de casa, Tuero estuvo aislado del mundo, como si fuera jugador de fútbol de la selección que está ad portas de jugar la final de la copa del mundo. Pasando cuatro días encerrado en una habitación de hotel como preparación al Gran Premio de Argentina.

“Pasó Brasil y finalmente fue local en la Argentina, donde allí sintió vergüenza cuando en la reunión de pilotos la tribuna coreaba su nombre y las grandes figuras de la Fórmula 1 lo miraban con asombro”. – Extracto de un árticulo escrito por Roberto Berazategui para Carburando.com (08/03/18)

Su GP de casa partió con una reunión en el autódromo de los hermanos Gálvez con el entonces presidente Carlos Menem, una de las personas más activas en el regreso de la categoría a la Argentina. Tuero le regaló uno de sus trajes antiflamas. Al día siguiente fue impactado por detrás por Heinz Harald Frentzen (Williams) durante las prácticas libres.

La clasificación para Tuero lo tuvo teniendo problemas con la pista húmeda debido a la lluvia que cayó durante la madrugada bonaerense. Se clasificó en la posición 20 con un tiempo de 1:30.158, a cuatro segundos del tiempo de pole de David Coulthard (McLaren Mercedes); 1:25.852.

Embed from Getty Images

Raceday, Tuero y Minardi tenían como objetivo de terminar la carrera ante el público local que venía haciendo el aguante desde que llegó a su natal Buenos Aires. Llegando a posicionarse en decimoctava posición, Tuero estaba haciendo una decente carrera hasta la vuelta 36 cuando un error de comunicación del equipo provocó que entrase a los pits para lo que terminó siendo una parada de casi un minuto.

“Tuve problemas con un neumático delantero. Entonces, avisé por radio al equipo para que prepararan todo para la parada. Ellos esperaban a Nakano y por eso no estaban listos para el recambio en mi auto”. – Esteban Tuero hablando para la revista CORSA (abril de 1998)

El primer y único GP de Argentina de Tuero terminó en la vuelta 63 cuando chocó antes de llegar a primera curva. Su papá se llevó de regalo el cubre motor dañado del auto que chocó su hijo gentileza de Giancarlo Minardi.

1998 Argentinean GP - Tuero's crash
Imágenes gentileza de Formula One Management.

A la siguiente carrera en Imola logró su mejor resultado, un octavo lugar que se celebró como un podio para el equipo italiano por parte de Gabriele Rumi, uno de los dueños del equipo.

Tras abandonar en España, llegaba Mónaco, una de las carreras con más historia y prestigio del calendario. Tuero volvía a las calles del principado como piloto tras esa carrera de Fórmula 3 en 1995 en la que tuvo ese encontronazo con Jarno Trulli. Con ambos pilotos en Fórmula 1, Trulli nunca le dirigió la palabra al argentino durante esa temporada.

Embed from Getty Images

Previo a la carrera, Minardi le agendó una reunión con Riccardo Patrese (expiloto de F1 1977-1993) para hablarle sobre las implicancias de correr en Mónaco en cuanto a resultados para los equipos chicos, como sucedió con Ayrton Senna en 1984 y Jules Bianchi en 2014. Sin embargo, la carrera de Tuero duró menos de un kilómetro tras chocar en la subida de Beau Rivage.

screenshot_20190624-2316471894928940658565672.png
Imágenes gentileza de Formula One Management.

Como anécdota quedó la situación que lo tuvo a él llegando al circuito de las calles del principado con escolta policial, porque se quedó dormido en su hotel el día sábado previo a clasificación. Llegando en los últimos minutos de la prácticas previa a la sesión de clasificación.

Canadá pintaba para ser la carrera en donde iba a igualar o conseguir su mejor resultado, llegando a correr dentro de los diez primeros hasta que chocó con Jacques Villeneuve. El entonces piloto de Williams se fue de largo en la primera curva mientras luchaba por el liderato de su carrera de casa ante Giancarlo Fisichella. El canadiense perdió varios lugares antes de llegar a la curva tres, ahí fue impactado por detrás por Tuero, dañanado su alerón delantero y poniendo fin a su carrera que lo tuvo en algún momento dentro de los ochos primeros.

1998 Canadian GP - Tuero & Villeneuve crash
Imágenes gentileza de Formula One Management.

Llegando a la mitad del campeonato, Tuero estaba en los últimos lugares y sin puntos, mientras que en el campeonato de constructores la lucha por no ser el último estaba entre Minardi, Tyrrell y Prost. Pero para la los italianos, el rival directo era Tyrrell, el cual estaba en su última temporada bajo ese nombre tras haber sido adquirido por British American Tobacco.

En Francia abandonó por problemas hidráulicos, además de chocar un chasis nuevo durante las prácticas libres. En Silverstone se despistó mientras luchaba por el decimosexto lugar con Ricardo Rosset (Tyrrell Ford). En Austria también abandonó tras despistarse, además de verse envuelto en el incidente de la primera vuelta al fondo de la grilla.

Embed from Getty Images

Ya en Alemania completó su tercera carrera, terminando decimosexto y último en la vuelta del líder. La carrera en Alemania estuvo marcada por los problemas de transmisión y por el susto que pasó cuando perdió el alerón trasero.

“Lo mejor del día fue haber podido terminar la competencia. Tuve problemas con el alerón trasero, que se me voló. Por suerte, me di cuenta enseguida y avisé en los boxes que entraría para cambiarlo. Ello fue a menos de 20 segundos de ingresar y por ello la operación fue más lenta de lo debido.Gracias a Dios, el desprendimiento del alerón fue en la parte lenta. De haber sido en un lugar de alta velocidad, podría haber sucedido cualquier cosa.” – Esteban Tuero hablando para el diario argentino La Nación (03/08/98)

Tras “la hazaña” en Alemania, Tuero abandonó por problemas mecánicos en Hungría y Bélgica, en esta última tuvo el honor de ser el uno de los pocos autos que sobrevivió sin daños al choque múltiple de la primera vuelta que fue provocado por David Coulthard.

“Llovía, no se veía nada y ví un tumulto…levante y estaba la pista llena de autos rotos”. – Esteban Tuero hablando con Largaron sobre ese accidente (10/09/2014)

Ya en el reinicio, la carrera de Tuero llegó a su fin en la vuelta 17 debido a problemas eléctricos, según el argentino, el auto era difícil de manejar, no solo por las condiciones climáticas, sino que también debido a la rotura de uno de los amortiguadores traseros. Finalmente en Monza completó su cuarta y última carrera tras terminar en la posición once. En Nürburgring tuvo problemas con el eje trasero de su auto, quedando rezagado por once vueltas.

Final de temporada, la carrera número 16 y última de la temporada 98′ de Fórmula 1. Japón era escenario de otra definición del campeonato, esta vez entre Mika Hakkinen y Michael Schumacher. El piloto de McLaren llegaba líder con una ventaja de cuatro puntos por sobre el alemán de Ferrari.

El jueves previo al inicio del fin de semana en Suzuka, Minardi había confirmado al argentino para la temporada 1999 de Fórmula 1. No obstante, su carrera de casa estaba entre la vida y la muerte. Meses antes, la carrera de Argentina estaba en duda debido a problemas económicos, los cuales estaban empezando a aparecer al final de la década del “Pizza y Champagne”. Para esa época del año, Argentina ya había perdido su plaza en el calendario y con un año de contacto restante.

En cuanto a la acción en pista, la largada de la carrera se abortó en dos ocasiones debido a que Jarno Trulli y Schumacher calaron sus motores a segundos del inicio. Tuero se clasificó último en la posición 21 tras la no clasificación de Ricardo Rosset. Al final terminó compartiendo última fila con Schumacher.

El Gran Premio de Japón de Tuero terminó en la vuelta 36 cuando se fue de largo en la chicana Casio e impactó por detrás a Tora Takagi, el auto del argentino se elevó por los aires para aterrizar bruscamente en el asfalto. El accidente dejó escombros en la pista, los cuales Schumacher pasó por encima, reventando uno de sus neumaticos traseros y dándole el primer campeonato mundial a Mika Hakkinen.

1998 Japanese GP - Tuero's crash
Imágenes gentileza de Formula One Management.

El accidente lo dejo sin aliento por algunos instantes y le micro fracturó la tercera, cuarta y quinta vértebra, dejándolo fuera de acción por dos meses. El piloto argentino se estuvo recuperando en su natal Argentina y en Italia bajo la atenta mirada del equipo Minardi. Aunque él había sido confirmado para 1999, en el país trasandino no estaban del todo seguro debido a la incertidumbre del Gran Premio de Argentina.

“Giancarlo Minardi tiene un contrato con Tuero en el que se compromete pagarle un sueldo hasta el 2000. Esteban va a estar en el equipo italiano en 1999 de cualquier forma. Podrá ser piloto, tester o el chofer del camión de la escudería. Claro que sería el camionero mejor pago del mundo”. – Eduardo Ramírez, manager de Esteban Tuero hablando para el diario Olé. (26/11/98)

Al mismo tiempo, Minardi estaba en proceso de reestructuración con el debut oficial de Gustav Brunner dentro del área técnica del equipo italiano tras su llegada al equipo durante la pretemporada 98′. Hasta que cayó la bomba el día 22 de enero de 1999: Esteban Tuero renunciaba a Minardi, poniendo fin a su aventura en la Fórmula 1. Cuatro días después el Gran Premio de Argentina era cancelado por Bernie Ecclestone tras un último intento de salvar la carrera por parte de Carlos Menem, el entonces presidente de Argentina y de un grupo de privados que terminó en un descalabro tragicómico sobre cómo no hacer negocios.

“Esteban Tuero, ligado por contrato con Minardi hasta el 31 de diciembre del 2000 comunicó al equipo que decidió renunciar a su actividad como piloto de Fórmula 1 por motivos personales. Con gran tristeza el equipo aceptó esta decisión, que interrumpe una mutua colaboración llevada adelante con satisfacciones recíprocas durante los últimos tres años, que le han permitido al equipo ubicarse décimo en la clasificación del campeonato del mundo de constructores de 1998. En consecuencia, el Minardi Team concluirá en los próximos días sus gestiones con otros pilotos para afrontar la temporada de 1999”. – Comunicado de prensa de Minardi (22/01/99)

Hasta el día de hoy se desconocen las razones de su renuncia. Algunos dicen que el estar fuera de casa y alejado de su familia lo destruyó anímicamente, a diferencia de otros pilotos, él vivía solo en un hotel que estaba cerca de las instalaciones de Minardi durante gran parte de la temporada. Otros dicen que él no soportó las burlas y críticas por parte de la prensa argentina, siendo blanco predilecto de las “cargadas” de Videomatch, los periodistas especializados los destrozaban por lo no ser la reencarnación en vida de Juan Manuel Fangio.

Tuero siempre ha dicho a los medios que la decisión de abandonar la Fórmula 1 fue exclusivamente personal, tomada por él y no por terceros.

“Desde que tengo 16 años que vengo recorriendo Europa. Anduve por todos lados con un Twingo y sin nadie al lado. ¿Por qué no me iba a bancar otro año?” – Esteban Tuero

Hablando con los medios locales, Tuero no dio los motivos de su salida, señalando que aunque le preguntaran 60 veces, él no diría nada y que solo los inteligentes lo iban a entender. En una entrevista al diario deportivo Olé, Tuero dijo que no se “bancaba” seguir andando al fondo de la grilla y esperaba no arrepentirse de la decisión que había tomado.

  • Gastón Mastrolia (diario Olé): ¿No te bancabas andar atrás pero al correr con un Minardi no podías pretender más?
  • Esteban Tuero: Lo sabía. Este año lo disfruté muchísimo. Cumplí el sueño de mi vida. Pero para el 99 no quería seguir igual. Estoy seguro de que el auto va a andar mejor. Le hicieron modificaciones, es más liviano, está hecho una pinturita. Sin embargo, están tardando mucho en terminarlo. Mientras tanto, los demás prueban.

Para Giancarlo Minardi, el italiano que había invertido recursos y tiempo en potenciar la carrera de Tuero desde 1996 hasta su llegada a Fórmula 1, la decisión del argentino le cayó como un golpe bajo. “Tuero nos complicó el trabajo” contó Minardi en una entrevista al diario argentino La Nación a semanas del inicio de la temporada 99′ de Fórmula 1.

En 16 carreras, Tuero hizo 3031 kilómetros, completando 613 vueltas de un máximo total de 1015, completando cuatro de los 16 GP de esa temporada y sin sumar puntos, terminando en la posición 22. En tanto que Minardi terminó último en el décimo lugar y sin puntos.

Su mejor resultado en la categoría fue el octavo lugar que logró en Imola y para el recuerdo colectivo está el hecho de haber sido el hasta ahora penúltimo argentino en competir en Fórmula 1, el deportista argentino más trolleado de 1999 después de Martín Palermo y sus tres penales fallados ante Colombia en la Copa América de ese mismo año.

Con el tiempo se supo que su sueño era seguir el mismo camino que Giancarlo Fisichella, quien partió su carrera de Fórmula 1 con Minardi en 1996 y que para 1998 estaba en Benetton tras pasar por Jordan. Sumando tres podios y una pole position en su haber. En el caso de Tuero hizo una temporada completo con los italianos y lo único que tuvo fue una renovación de contrato para terminar saliendo por la puerta chica.

Tuero volvió a su natal Argentina a correr en el TC2000 con el equipo de Volkswagen como el piloto estrella de la marca alemana. El bonaerense compitió durante nueve temporadas, además de correr en el Turismo Carretera, el Top Race V6 y el Turismo Nacional. Allí, en la Clase 3 consiguió el título en 2008. En 2016 anunció su retiro de la profesión tras 30 años de carrera.

Al final fueron cuatro años intensos para Tuero y el automovilismo argentino, los cuales terminaron con él saliendo de forma abrupta, abatido y con una lesión en las vértebras. En lo que fue una decisión que hasta el día de hoy muchos le recriminan por no explicar los motivos de su salida con lujo de detalles.

Su juventud le jugó en contra, no como ahora en donde los pilotos jóvenes tiene mayores herramientas y de calidad para desarrollar su habilidades en pista. Si uno lo compara con lo hecho por Max Verstappen antes de llegar a la Fórmula 1, la diferencias son abismales, aunque haya similitudes en cuanto al contexto de que fueron dos pilotos extremadamentes jóvenes en llegar a la categoría. Todo lo que se hizo con Tuero es lo que no hay que hacer a la carrera de un piloto, en especial si está en sus primeros años.

Otro punto a criticar es la gente que administró la carrera de Tuero para llegar a Fórmula 1. Los interes comerciales y la estabilidad del Gran Premio de Argentina le jugaron en contra, primó el dinero y los egos de la gente que se jactaba de tener a un argentino en pista para terminar perdiendo la carrera que acabó siendo un fracaso económico tras años de negociaciones…Oh la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.