El héroe de Hinch

Hoy se cumplen 18 años de la muerte del piloto canadiense Greg Moore, quien falleció durante el final de temporada de la CART en Fontana, California.  Meses antes Moore, había firmado un contrato de tres años con el equipo Penske. Debido a su muerte, Helio Castroneves terminó corriendo con el equipo del capitán, aunque dicho contrato casi lo termina mandando a prisión 10 años después.

En algún lugar de Toronto, un joven de 12 años miraba de manera religiosa todos los fines de semanas junto a su padre las carreras por la TV.  Ese joven era James Hinchcliffe, actual piloto de la IndyCar Series.

El piloto oriundo de la Columbia Británica era el ídolo de James y en conmemoración de los 18 años de su partida, Hinchcliffe escribió este sentido ensayo sobre su héroe de los guantes rojos.

MI HEROE: POR JAMES HINCHCLIFFE, ARTICULO PUBLICADO EN RACER.COM EL 31 DE OCTUBRE DEL 2014

Tenía 9 años cuando me dieron mi primer Go-Kart, era diciembre de 1995. Un poquito cruel darle a un niño de 9 años un Go-Kart en diciembre cuando vives en Canadá, pero no me importó, aunque sabía que recien lo podría manejar por primera vez en primavera. Pasé horas sentado, haciendo ruidos de motor e imaginando lo que sería manejarlo. Quería correr, quería ganar. Como mis héroes.

A esa edad, ya era un fanático total de las carreras. Mi papá y yo nos levantábamos a las 7 de la mañana los días domingo para ver las carreras de Fórmula 1. Haríamos los quehaceres por el resto de la mañana, almorzar, y después instalarnos a ver carreras de la IndyCar durante la tarde. Esos fueron mis domingos cuando pequeño.

1995 fue en particular un buen año para ser fanático canadiense de los monoplazas. Nuestro muchacho, Jacques Villeneuve había ganado la Indy 500 y el campeonato de IndyCar en ese año, pero se iba a la Fórmula 1, para seguir lo que su padre (Gilles) había dejado. Estaba emocionado de tener a un canadiense en Fórmula 1 y en IndyCar para apoyar, pero quedaba una gran pregunta; ¿quién manejaría ese hermoso auto azul y blanco que solía ver en el liderato?

He aquí a Greg Moore, el joven de los ojos brillosos de Columbia Británica, fresco de su temporada récord en Indy Lights, recibió el visto bueno, ¡perfecto! otro canadiense veloz. Pensé que eso haría la transición mucho más fácil.

prv090398MOORE-04
Greg Moore. Foto gentileza de Forsythe Racing.

En la primavera de 1996, hice mi debut corriendo Karting, al mismo tiempo, Greg hizo su debut en CART. Ahora, no me importa admitir que él estaba mucho más preparado para su año de debut del que yo lo estaba, pero aún así estaba viviendo el sueño, el poder correr, como mis héroes.

Instantáneamente Greg se convirtió en uno de mis favoritos, pero no le tomo mucho para relegar al resto y hacerse dueño del puesto número #1 en la cabeza de este fanático. Él era veloz, emocionante de ver, condujo el auto más hermoso que ví, tenía un bonito casco (algo muy importante para un niño de 9 años) y sus entrevistas eran de las mejores. Él siempre sonreía, fue como encontrarse a un chico que no puede creer que tuvo la oportunidad de manejar autos de carrera para ganarse la vida, y que amó y valoró cada minuto de ello. Conociendo la cantidad de trabajo y sacrificio que le tomo para poder competir fue como me hizo sentir cuando estaba recién empezando a correr Karts y tener eso en común solidificó las razones de que porque yo era un gran fanático de Greg.

Lo ví ganar su primera carrera en Milwaukee en 1997, venciendo al mismísimo Michael Andretti en la línea de meta. Nunca olvidaré cuando salió de la curva 4 y tenía su puño en el aire antes de la bandera a cuadros (un gran no-no me dijo mi papá). Fue genial ver eso.

Greg Moore Milwaukee 1997

Me acuerdo de los autos del Pac West errandole por media vuelta al calculo del combustible. Y Greg pasando de tercero a primero en la última vuelta. No obstante, mi carrera favorita de Greg es por lejos la U.S 500 en 1998.

Greg Moore Detroit 1997

En el pasado corrían con el “Handford Device”, lo que hizo que las carreras (en óvalos) fueran de locos y cuando me refiero a eso, es que ¡eran geniales de ver! Todo se definió en el último reinicio con Jimmy Vasser y Alex Zanardi a la cabeza. Las últimas vueltas fueron increíbles con una lucha de tres e incluso cuatro lado a lado por la victoria. Era una partida de ajedrez a 380 km/h. Greg ganó la carrera. Recuerdo estar asombrado por la forma en la que planeó, programó y ejecutó el sobrepaso que selló la victoria.

Greg Moore Michigan 1998

Estaba gritandole a la TV, apoyandolo. Fue en ese día que supe que Greg Moore iba a ser uno de los mejores pilotos que han existido.

En Toronto 1999, ocurrió la cosa más genial, pude conocer a Greg Moore. Y no solo obtuve su autógrafo (ya lo había hecho antes), sino que pude conocerlo de forma genuina. Mi papá encontró el volante del auto de Fórmula 1600 que Greg corrió a inicios de los 90s, el cual me regaló. Un amigo de mi papá había comprado el auto a la familia Moore cuando Greg pasó a la Fórmula 2000 y cambió el volante antes de correr con el auto. Estaba guardado en una caja en su garaje. Mi papá me lo dió, me dijo de dónde venía y a quien le pertenecía. Sabía que tenia que tener el volante de Greg firmado por él.

Traje el volante a la carrera (en Toronto) y me paré afuera del camión del equipo Players Forsythe por más de tres horas esperando que me lo firmase. Hubo un momento en el cual Greg salió a firmar unos autógrafos y se fue. La otra ocasión en la que salió, estaba más alejado a mi derecha. Yo no iba a ir sin que me firmase el volante. Mi familia hizo turnos junto a mí, porque nadie quería sobrellevar la espera. Durante el turno de mi hermana, nos pusimos detrás de las barreras, mirando como desarmaban el auto. Había algunos fans en ese lado y resto del paddock estaba sin fans.

Tras un rato así, uno de los mecánicos se acercó y nos dijo que nos había visto estando ahí desde hacer rato y nos preguntó si podría ayudarnos en algo. Le contamos la historia y le mostramos el volante, encontró la historia genial y nos dijo que lo esperábamos para decirle a Greg, efectivamente, Greg aparece y pasa 10 minutos hablando con mi hermana y conmigo. Le encantó el volante, lo firmó, fue super amable. Hablamos de las carreras, Karting y Canadá. Fue lo mejor, estuve en las nubes durante el resto del día.

nyeee
Un joven James junto a Greg Moore. Foto gentileza de la familia Hinchcliffe.

Si él hubiera salido y visto la cantidad de gente que estaba ahí, de ninguna forma hubiese pasado todo ese rato con nosotros. La forma en la que resultó fue perfecta. Yo hubiera esperado 30 horas con tal de lograrlo. Ójala pudiera recordar al mecánico que trajó a Greg, lo irónico es que hay una gran probabilidad de que haya trabajado con él durante mis años en el Paddock de IndyCar. Nunca sabré con certeza, pero estaré eternamente agradecido porque gracias a él nunca hubiera tenido esa oportunidad.

Dicen que uno nunca debe conocer a sus héroes, que apenas superan tus expectativas, yo digo que son patrañas, yo conocí al mío y fue legendario. Si tu héroe es un tipo que lanza increíbles bolas rápidas, o puede acertar un pase de 38 yardas o actuó de forma magistral en tu película favorita (pero es un gran imbécil) tienes dos alternativas: o aceptas que es un imbécil o buscas un nuevo héroe. Greg fue mi héroe porque lo conocí, porque era un piloto impresionante y un gran tipo. Para mí, eso hace a un héroe, él ser un buen tipo. El ser capaz de encestar 3 puntos no te da el derecho a comportarte como un idiota. En mi mente eso hizo que Greg fuera diferente al resto. Es por eso que cuando grande quería ser igual que Greg.

Nunca olvidaré Halloween del 99 por las razones equivocadas. Ví el inicio de la carrera, pero tuve que irme luego a la casa de mi amigo para ir por dulces. Ví el accidente y estaba triste porque Greg estaba fuera de la carrera, era la única cosa que tenía en mi cabeza. Salí apurado de la casa, porque habían dulces que recoger en la casa de mis vecinos. Estaba en la casa de un amigo cuando el teléfono sonó. Su mamá respondió y me dice que es para mi, fue algo raro, pero no lo pensé mucho. Tomé el teléfono y podía escuchar a mi mamá al otro lado de la línea llorando. Al mismo tiempo estaba mirando a la TV.  Recuerdo que estaba en el canal de deportes, escuchando a mi mamá tratando de hablar y miró barra de noticias que estaba por debajo de la TV que decía “el piloto canadiense Greg Moore ha muerto en el final de temporada de CART en Fontana”. Fue ahí cuando supe el porqué me había llamado y de que porqué estaba tan afectada.

El resto de la noche fue mala, internalicé mis pensamientos y emociones por el bien de mi amigo. Cuando llegué a casa simplemente lloré. Incluso a los 12 años, sabía que era algo extraño llorar por alguien que conociste por 10 minutos, pero me sirvió para darme cuenta de lo especial que era Greg.

El tener ese tipo de impacto en un niño o en cualquiera, habla de gran forma de su persona y de la forma en la que atraía a la gente. Su actitud era contagiosa y fue tan difícil procesar de que ya no estuviera más con nosotros.

Mis padres tuvieron problemas en dejarme continuar con mi carrera después de eso, pero al final ellos dejaron que yo decidiera, lo cual es la razón número 4.852.901 de que porque mis papas son los mejores.

En cuanto mi carrera como piloto progreso y finalmente pude llegar a IndyCar, comencé a conocer a un montón de gente que trabajó con Greg o pilotos que corrieron con él. Muchos de los mecánicos que han trabajado con mi auto estuvieron en Forsythe durante esos años. Me hice amigo de los amigos cercanos de Greg: Dario Franchitti, Tony Kanaan y Max Papis. Escuché historias, he hablado con su papá y conocí a su hermano. Pude conocer mejor a Greg a través de ellos.

greg-moore41
CART Brat Pack: Max Papis, Tony Kanaan, Dario Franchitti y Greg Moore. Foto gentileza de Motorsport Retro.

Uno de mis recuerdos favoritos fue tras la carrera de IndyCar en Brasil. La carrera había terminado y tuvimos horas de sobra mientras esperábamos nuestro vuelo para llevarnos a casa. Me senté en el Bar del hotel con Dario, TK (Tony Kanaan), Scott Dixon, Jimmy Vasser y Oriol Servia. Mucha gente que miro y respeto, yo estaba sentado en silencio por tres horas escuchando las historias con varias de ellas incluyendo a Greg.

Por todas estas razones Greg es y sigue siendo mi héroe. Me encantó lo que representaba. Hasta el día de hoy llevo guantes rojos porque eso es lo que superhéroes como Greg hicieron y es por esa razón que son los mejores.
Los cuadros azules y amarillos en mi casco están inspirados en el casco de Greg. Son formas sutiles de rendirle tributo, ya que fue la persona que me motivó y moldeó para ser el piloto y persona que soy hoy. Y por eso Greg te doy las gracias.

James Hinchcliffe 2013 Indy 500
Durante la Indy 500 del 2013, Hinchcliffe recibió de parte de un mecánico un par de guantes que Moore usó en su carrera como piloto. Hinchcliffe llevó los guantes dentro de sus overoles durante la clasificación de la Indy 500 dado que Moore nunca participó en la Indy 500, estas fueron sus primeras vueltas dentro de un IndyCar en el mítico óvalo de Indiana. Imágenes gentileza de IndyCar Media.

GREG MOORE: 1975 – 1999

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.